BITÁCORA‎ > ‎NOTICIAS‎ > ‎

29/06/2016 Desperezarse a Placer y la Mala Educación...

publicado a la‎(s)‎ 29 may 2016 4:59 por Teresa Martín Sauceda   [ actualizado el 29 may 2016 13:49 ]
Teresa Martín desperezándose

Al levantarse, al ir a dormir, después de comer, para reiniciar la marcha, en un abrazo, luego del cine, o de una clase, o de un masaje, o de una siesta... Desperezarse es placentero y saludable y, como acto público, es de mala educación.

¿Será que al desperezarnos reproducimos corporalmente gestos asociados a otro tipo de placeres? ¿O tal vez invadimos el espacio sin ninguna consideración?.

 Lo cierto es que al desperezarte reactivas el riego sanguíneo, oxigenas tu cerebro y tu musculatura, preparas tu cuerpo para la actividad y sobre todo (porque esto a mi me parece muy importante) estiras de manera natural exactamente lo que más necesitas. Es más, si trabajáramos la flexibilidad buscando las sensaciones que nos provoca el  desperezarnos, los resultados serían más eficaces.

Así pues, aunque no esté muy bien visto, aprovecha y desperézate al levantarte, al ir a dormir, después de comer, para reiniciar la marcha, en un abrazo, luego del cine, o de una clase, o de un masaje, o de una siesta... Porque es placentero y porque es saludable más allá de la idea de "la mala educación".